SARAMPION - cruevalle2

Vaya al Contenido

Menu Principal:

SARAMPION

PROTOCOLOS
¿Que es el Sarampión ?

El sarampión es una enfermedad eruptiva aguda, sumamente contagiosa causada por un virus; clínicamente se diferencian dos etapas en la enfermedad: la primera, llamada fase prodrómica, pre-exantemática o catarral, se caracteriza por fiebre de 38,5º C a 40,5º C y síntomas de las vías aéreas superiores, tos y coriza (rinorrea), además de una fuerte conjuntivitis; en algunas ocasiones, es posible detectar las llamadas manchas de Koplik, signo característico del sarampión. La segunda fase, llamada exantemática o eruptiva, se presenta al tercer o cuarto día después del inicio de la enfermedad y se refiere a una erupción característica con manchas rojas parduscas, que comienzan en la cara y después se generalizan; dura de cuatro a siete días y a veces termina con una descamación fina.

Las personas que no han sido vacunadas o que no han padecido la enfermedad son susceptibles al contagio. La tasa de mortalidad en el grupo de edad de 0 a 4 años es muy alta; a pesar de esto, las medidas de aislamiento del enfermo no son suficientes para prevenir el contagio, porque el período de transmisión comienza cuando las manifestaciones no son características de la enfermedad (antes de la aparición del brote), frecuentemente, pasan inadvertidas por los familiares y hasta por los médicos.

Modo de transmisión

Generalmente, el sarampión se contrae durante la infancia, entre los 12 meses y los 4 años. La causa es la infección por el virus del sarampión. Se trata de una enfermedad muy contagiosa, que se transmite a través del contacto directo con una persona infectada, o bien por el aire, con las gotitas de Pflügge(diminutas secreciones expulsadas al hablar, estornudar o toser que tienen capacidad para transmitir determinadas infecciones).

Tratamientos

La vacuna contra el sarampión es la única medida que existe para prevenir la aparición de la enfermedad.

No existe tratamiento antiviral específico frente al virus del sarampión. En caso de que se produzca la infección, el tratamiento se basa en la administración de antitérmicos para la fiebre y antitusígenospara la tos. Es recomendable que mientras dure la infección el enfermo  guarde reposo y mantenga una buena hidratación. El tratamiento con antibióticos sólo se requiere cuando aparecen complicaciones bacterianas.

Síntomas

El sarampión generalmente comienza con los siguientes síntomas:
  • fiebre alta,
  • tos,
  • moqueo (rinitis aguda o romadizo), y
  • ojos enrojecidos y llorosos (conjuntivitis).

Dos o tres días después de que comienzan los síntomas, pueden aparecer puntitos blancos (manchas de Koplik) dentro de la boca.
Tres a cinco días después de que comienzan los síntomas, se produce un sarpullido. Generalmente, este empieza como puntos rojos y planos en la cara de la persona en la parte donde comienza el cabello y se extiende hacia el cuello, el tronco, los brazos, las piernas y los pies. Sobre los puntos rojos y planos pueden aparecer unos bultos pequeños. Los puntos pueden unirse a medida que se extienden desde la cabeza hacia el resto del cuerpo. Cuando aparece el sarpullido, la fiebre puede aumentar a más de 104 grados Fahrenheit.
Después de unos días, la fiebre disminuye y el sarpullido desaparece.

RECOMENDACIONES

  • El sarampión es una infección causada por un virus, que no tiene un tratamiento específico.
  • Por lo general, el sarampión produce fiebre, tos, conjuntivitis y sarpullido.
  • Se deben tomar precauciones para no infectar de sarampión a otras personas. 
  • Debido a que el sarampión es muy contagioso, su niño debe permanecer aislado.
  • Sólo en casos muy raros es necesario hospitalizar a un paciente con sarampión.
  • El sarampión puede prevenirse con la vacunación.
  • NO administre AAS (ácido acetilsalicílico o aspirina) a su niño.

                           DESCARGA AQUI EL PROTOCOLO CONTRA EL SARAMPÌON










 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal