RABIA - cruevalle2

Vaya al Contenido

Menu Principal:

RABIA

PROTOCOLOS





¿QUE ES LA RABIA?
La rabia es una zoonosis mortal que afecta el sistema nervioso central de animales homeotermos, especialmente mamíferos, incluido el ser humano, en quien produce una encefalomielitis aguda; es una de las pocas enfermedades cuyos signos y síntomas no han variado a través de los siglos. Presenta cuatro fases, la Fase 1 es asintomática y corresponde al período de incubación, tiene una duración variable promedio de 10 a 60 días, pudiendo ser de uno o más años. La Fase 2 corresponde a la prodrómica, en ella aparecen los primeros síntomas y son de carácter inespecíficos, puede durar entre 2 y 10 días. La Fase 3 es la neurológica, en la que se presentan los síntomas neurológicos y puede durar de 2 y 7 días. Y la Fase 4 es la de coma, en ésta el paciente entra en coma y finalmente fallece, la cual dura de 1 y 10 días. En la 1ª Fase la enfermedad es completamente prevenible por la aplicación de vacunas y sueros según el tipo de exposición, pero a partir de la 2ª Fase es mortal en entre el 99,9 y 100% de los casos.

Modo de transmisión
La transmisión se produce casi exclusivamente por la mordedura de un animal rabioso, con la probabilidad de inocular el virus rábico contenido en la saliva del animal infectado; es menos frecuente a través de arañazo, lamedura de mucosa o de piel lesionada; excepcionalmente penetra por vía respiratoria al inhalarse en ambientes cargados con altas concentraciones de virus rábico, suspendidos en el aire (efecto aerosol), debido a falla de bioseguridad (en centros de zoonosis, consultorios y clínicas veterinarias, bioterios, laboratorios de diagnóstico o de producción de vacunas para rabia, entre otros) y mucho más raro a través de trasplantes de órganos.

Mayor probabilidad de transmisión del virus rábico.

Mordedura en cualquier área del cuerpo, cubierta o descubierta; lamedura de mucosas; lamedura de piel lesionada; rasguño o arañazo en el cuerpo de una persona, ocasionado por un animal:
  • con rabia confirmada por laboratorio; 
  • silvestre o salvaje (incluidos los grandes roedores como el chigüiro); 
  • con signos o síntomas compatibles con rabia en el momento de la agresión o durante los 10 días de observación, sin vacuna, que ataca sin provocación alguna y que a juicio del médico tratante presenta alta probabilidad de trasmitir la rabia.
  •  2. Mordedura, cualquiera que sea su número, extensión o profundidad, en cabeza, cara, cuello y dedos; mordeduras múltiples y lamedura de mucosa causada por un animal doméstico no observable o callejero. 
  • 3. Contacto directo de piel lesionada de una persona, por razones de su oficio, con tejido proveniente de un espécimen sospechoso o confirmado para rabia, tales como las producidas por fallas de bioseguridad en personal de laboratorios, bioterios y centros de zoonosis, por ejemplo: lesiones por esquirlas óseas o salpicaduras con material de necropsia contaminado o contacto sin protección de vías respiratorias o conjuntivas con alta concentración de virus rábico en el ambiente (aerosoles) de laboratorios o cavernas de murciélagos, entre otros. 

  • Requieren la aplicación de vacuna y suero antirrábicos como tratamiento específico contra la rabia, además de la adecuada y oportuna atención de la herida. 

¿Cuáles son los signos y síntomas de la rabia?
Los primeros síntomas de la rabia pueden ser muy similares a los de la influenza o gripe, como debilidad o malestar general, fiebre o dolor de cabeza. Estos síntomas pueden durar varios días.
También pueden presentarse malestar, punzadas o picazón en el sitio de la mordedura, y en días evolucionar a síntomas de disfunción cerebral, ansiedad, confusión y agitación. Conforme avanza la enfermedad, la persona puede presentar delirios, comportamiento anormal, alucinaciones e insomnio.
El periodo agudo de la enfermedad termina normalmente después de 2 a 10 días. Una vez que aparecen los signos clínicos de la rabia, la enfermedad es casi siempre mortal y por lo general, el tratamiento es de apoyo.
La prevención de la enfermedad incluye la administración de ambos anticuerpos pasivos mediante una inyección de inmunoglobulina humana y una serie de inyecciones de la vacuna antirrábica.

Recomendaciones:

Para evitar el contagio de la rabia y prevenir su propagación se recomiendan una serie de medidas:
  • Vacunar a todos los mamíferos que se tengan como mascota siguiendo las recomendaciones del veterinario.
  • No entrar en contacto con animales callejeros o salvajes de los que se desconozca cuál es su estado de salud.
  • Se puede recomendar la vacuna directamente a las personas que viajen a zonas de alto riesgo durante largo tiempo o trabajen en contacto con animales con riesgo.
  • Si compra animales en otros países infórmese de si pueden cruzar fronteras y si están correctamente vacunados.
  • Cuando entre en contacto con mamíferos sospechosos de rabia consulte al médico, incluso cuando no hayaherida.







 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal